5/10/17

¡SE ACABÓ!


¡¡¡¡¡A LA MIERDA TODO!!!!!


MANIPULACIÓN Y DECADENCIA


Salvo honrosas excepciones, la manipulación de los mierdos medios de comunicación, por parte de los económicamente poderosos, resulta más que evidente en este remedo de democracia llamado España.


Y es que su propia decadencia va de la mano de ese periodismo carente de calidad que se vende al mejor postor.

Citizen Plof 

TAMBIÉN BOTAN


Citizen Plof

ÁCRATA


¡Soy ácrata!

Pero suelo definirme como anarquista porque entiendo que la mayoría de la gente desconoce lo que dicha palabra significa. Sin embargo, sí creen saber lo que es el anarquismo, aunque no conozcan ni a sus principales teóricos (Bakunin, Godwin, Kropotkin, Malatesta, Proudhon...), ni sus postulados. Y es que "los buenos" siempre los van a identificar con " los malos"

"Esos hijos de puta que se atreven a ir contra el orden establecido y contra los mandatos de la Santa Madre Iglesia"


Desde su óptica, los anarquistas son una especie de demonios empeñados en la desaparición del Estado (entendido como monopolio de la fuerza) y de sus organismos e instituciones representativas, defendiendo la libertad individual por encima de cualquier autoridad.

Todo ello es cierto: el anarquista aboga por una sociedad basada en la libertad y la igualdad  (llámenlo demonio*, si quieren) y reniega, por tanto del gobierno y de la estructura represora del Estado.


Así que voy a intentar aclarar ambos conceptos, porque aunque acracia suele considerarse como sinónimo de anarquía, la raíz no es la misma, ya que, mientras anarquía supone la ausencia de gobierno o Estado, acracia es la ausencia de coerción, es decir, de la acción mediante la cual se impone un castigo o pena (legal o ilegal) con el objetivo de condicionar el comportamiento de los individuos.

¿Queda claro?


(*) demonio.- En religión, ocultismo y folclore, un demonio o daemon, demon (del griego δαίμων daimôn,​ es un ser sobrenatural descrito como algo que no es humano y que usualmente resulta malévolo. Sin embargo, la palabra griega original δαίμων es neutral y no contiene una connotación necesariamente negativa en sus inicios para los antiguos griegos. Esto sucedió por la aplicación de la koiné (en el helenístico y en el Nuevo Testamento en griego) del término daimonion (δαιμόνιον)​ y más tarde se atribuyó ese sentido maléfico a cualquier palabra afín que compartiera la raíz, cuando originalmente fue previsto para denotar simplemente a un "espíritu" o un "ser espiritual". También se dice que puede referirse a personas con un conocimiento elevado como los filósofos.
WIKIPEDIA - La enciclopedia libre.

Citizen Plof

EL PSOE AL RESCATE DE LA MONARQUÍA

Sánchez recibirá el encargo del Rey para formar Gobierno


Fue este mismo martes cuando se filtró, según cuenta El Español, diario digital que dirige Pedro J. Ramírez, fuente generalmente bien informada sobre los acontecimiento de la Villa y Corte. El Rey, antes de su contundente intervención en la televisión, llamó a consultas al líder del PSOE y le pidió que tratase de encontrar los apoyos necesarios para ser investido como Presidente del Gobierno de España. ¿Pretende contar con un recambio si todo le sale mal? No, es algo mucho más evidente: Lo que cree que debe hacerse en Cataluña le toca hacerlo a los socialistas. El Rey no puede asociar su política de estado con la del PP, cuya imagen de corrupción y de ineficacia lo convierte en un apestado.

Lamentablemente, nos autocitamos (publicado el 20 de septiembre): "El resultado será, en menos de una semana, tras algunas detenciones absurdas, típicas del autoritarismo y la soberbia de los ministros del Opus Dei, la inevitable y ominosa caída del gobierno de Rajoy, mediante una moción de censura por incompetencia manifiesta y por haber generado, él solito, crisis y problemas que no sabe cómo resolver. Esto no son unos hilillos que salen del casco de un petrolero... Se impondrá un gobierno de concentración nacional encabezado por Pedro Sánchez (de ahí su postura de estadista actual) que estará pendiente de las consecuencias de la huelga en Cataluña. No hará otra cosa que llamar al diálogo. Supongo que ahora se entiende la derrota de Susana Díaz, que habría sido incapaz de gestionar la crisis por su incapacidad de asumir los criterios del PSC."


Y, efectivamente, Trapero, su intendente y los independentistas Jordi Cuixart (Ómnium) y Jordi Sánchez (ANC) ya han sido citados como imputados --ahora se dice investigados, según la nueva neolengua judicial aprobada por el PP-- por el delito de sedición por la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela. En pocos días, serán imputados también --lentamente, al paso de la Justicia, que parece regodearse en su parsimonia algunas veces-- los cargos políticos independentistas más señalados (Puigdemont, Junqueras, Mas, Turull, y muchos más, como Anna Gabriel), una vez dejen de ser electos. Porque se van a convocar elecciones autonómicas de inmediato. A menos que se rindan con armas y bagajes al último tren de la negociación a la baja con Sánchez. A estas horas ya deben de estar negociando si son la mitad de listos de lo que parecen.

Y mientras, Rajoy sigue pasmado como un gato de yeso. Lo más gordo de todo es que al PP le tocará investir a Sánchez junto con los ciudadanos de Rivera, porque Podemos se va a mantener al margen, a lo que se ha comprometido Iglesias, no sabemos si bien informado de lo que se cuece o no, pero siempre en onda con las posiciones más de izquierdas en el supermercado partitocrático, que son las del PCE 2.0.


Todo eso es lo que se avecina, a menos que el Gobierno más corrupto de la Historia de España "invente" alguna acción especialmente brillante para resolver el problema por su cuenta con la celeridad de un rayo. Pero Rajoy y su gobierno no se caracterizan por su agilidad mental, precisamente. Son una banda de maleantes y traidores a toda idea de España que no sea la de expoliarla en su propio beneficio.

Todo esto incitaría a la hilaridad, si no fuera porque resulta trágico. Millones de catalanes se han visto envueltos en un problema innecesario que los humillará durante mucho tiempo. La sociedad catalana está rota definitivamente. Los que vivimos aquí lo vemos en nuestro entorno inmediato perfectamente. Los falsos independentistas, los de última hora, recularán y se pondrán del lado del más fuerte, como suelen hacer siempre los mendaces, aprovechados y arrimados.


Los pros de la operación son claros: la imagen del Rey se refuerza, el chalaneo catalán continúa, el capitalismo florece, los especuladores se forran y al PP han vuelto a descabalgarlo del poder los socialistas por la fuerza, tras un atentado en Barcelona y el golpe de estado subsiguiente.

Esto no nos gusta nada de nada. Porque ya lo hemos visto, sobre todo sus consecuencias, en la reciente Historia de España el 23 de febrero de 1981.


ÁCRATAS

NOTA: Si Felipe VI se ha animado, para no perder su corona, a seguir las indicaciones de Antonio García-Trevijano y fungir de Rey de España, que lo llame personalmente y pueda éste explicarle lo que toca ahora: un proceso constituyente y una verdadera democracia. La Monarquía Constitucional que le propuso a su abuelo, D. Juan en Estoril y que éste aceptó. Diputados electos controlados por su propia Junta Diputacional Popular que puede deponerlo en caso de traición a su programa, el que vendió a sus electores antes de ganar por mayoría absoluta, a doble vuelta, siempre. Si se queda a medio camino, lo perderá todo. Y los españoles, perderán su patria con él. Los españoles de Cataluña estamos acostumbrados a vivir sin patria. Sobreviviremos. Pero el Rey no puede sobrevivir si no la defiende a muerte.

FUENTE: acratas.net
04/10/2017

4/10/17

MANIFESTACIÓN ANARQUISTA

Gente intentando decidir su futuro.


El Anarquismo es el único sistema político que nunca se ha permitido instaurar en ningún país del mundo, porque reniega de la estructura del estado: jerarquía, gobierno, autoridad...

Mira que si funciona.
Citizen Plof

EL REY ANTIDISTURBIOS


Que el rey se dirigiera a los españoles en fechas nada entrañables y sin langostinos de por medio no presagiaba nada bueno, tal y como pudo confirmarse.

Lo que hizo anoche nuestro preparado monarca fue pasarse varios pueblos de sus competencias y ordenar al Tribunal Constitucional y al Gobierno que actúen urgentemente en Catalunya, bien con inhabilitaciones en el caso del Tribunal, bien interviniendo la autonomía por medio del ya famoso artículo 155 de la Constitución o aplicando por decreto la ley de Seguridad Nacional, en lo que respecta al Gobierno. Sólo le faltó presentarse de uniforme en el salón de nuestras casas.

Eso sí, lo dijo a la monárquica manera, que es la que permite llamar cese temporal de convivencia a un divorcio: “Ante esta situación de extrema gravedad, que requiere el firme compromiso de todos con los intereses generales, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía”. O lo que es lo mismo y traducido al cristiano, leña al mono.


Si algo demuestra esta demanda es el propio fracaso de la institución, que ha sido incapaz de cumplir el precepto constitucional que le encomienda el artículo 56, y que no sólo consiste en ser el símbolo de la unidad de España y de su permanencia -como recalcó-, sino también arbitrar y moderar el funcionamiento regular de las instituciones. Tanto el emérito, muy ocupado en cazar elefantes en Botsuana cuando se avistaba ya el conflicto hace cinco años, como su sucesor han hecho dejación de esta tarea.

Ya fuera por inspiración de un Ejecutivo inepto que usa al jefe del Estado para cargarse de razones, o cosecha propia del susodicho, el mensaje de ayer fue bastante indecoroso. Más grave aún que los reproches y las acusaciones de deslealtad a la Generalitat, que podían entenderse dentro del guión, fue la sensación de que estábamos ante un antidisturbios con corona. Ni una apelación al diálogo, ni una llamada a la negociación, ni una crítica a la violencia que ha escandalizado a Europa, ni un gesto hacia esa parte de Catalunya, independentista o insatisfecha, a la que nada se ofreció más allá del ‘esto son lentejas’.

La Casa Real tiene con Catalunya dos grandes problemas. Uno, obviamente, es el de la "inquebrantable unidad de España", que son palabras mayores para su palaciego vigilante. El otro es que a los actores políticos les dé por negociar un nuevo encaje territorial y que, a mayores, el debate ponga en solfa el propio modelo de Estado. Y es que, puestos a encontrar para los catalanes una fórmula que les satisfaga, lo normal sería preguntar al conjunto de los españoles, catalanes incluidos, por la forma política del Estado y concederles el derecho a decidir si los estados federados o confederados de España han constituirse en república o deben seguir siendo monarquía para no hacerle la puñeta a los editores del Hola.


Abrir el melón constitucional o, para ser más exactos, alumbrar una nueva Constitución para este siglo que no sea una simple operación de cosmética avanzada es lo que tiene: se sabe cómo empieza pero se ignora cómo acaba. “Nosotros decidimos; si un día la Monarquía no sirve a los intereses de España, nosotros decidiremos nuestro modelo. Estoy abierto a ese debate”. Lo decía en 2015 Albert Rivera, ahí donde le ven.

Ello explicaría la beligerancia de su majestad, al que no le sirve convencer sino vencer. Un día aceptas la plurinacionalidad y al siguiente tienes que hacer las maletas y poner rumbo a Roma o a Estoril, con el agravante de que Villa Giralda hace tiempo que fue vendida a unos alemanes. No es sólo la patria común e indivisible de los españoles lo que está en juego.

FUENTE: publico.es
Tierra de nadie
Juan Carlos Escudier
04/10/2017


¡Coño! Es lógica su postura. Está defendiendo los privilegios, la fortuna y los garbanzos de la estirpe borbónica. El resto de los españoles (catalanes incluidos) le importamos un carajo... o dos.

SÚBDITO VS CIUDADANO

No me gusta ser súbdito,
prefiero ser ciudadano republicano.


¡¡¡A por la tercera!!!
 Citizen Plof

3/10/17

LA IRRESPONSABILIDAD DE UN REY

Sobre el discurso del jefe de Estado



Acabo de escuchar el discurso del ciudadano Felipe de Borbón. No negaré que esperaba un discurso equilibrado y medido que pudiera contribuir a solucionar el conflicto. Conozco personalmente al jefe de Estado. He conversado con él en varias ocasiones y sé que piensa las cosas antes de hablar. Hoy, sin embargo, me temo que le han asesorado sus enemigos. Su discurso ha sido lamentable, y su tono antipático y hostil. No ha estado a la altura del momento político. En vez de puentes, el jefe de Estado ha puesto un frontón que alimenta la tensión y el conflicto tanto en España como en Catalunya.

Atravesamos una grave crisis de Estado, y en Catalunya existe un problema político que se ha gestado a lo largo de muchos años. Millones de personas se han movilizado en Catalunya para demandar una votación sobre su futuro. El 80% de la sociedad catalana suscribe esa reivindicación, incluso para votar NO a la independencia como haríamos las gentes de Izquierda Unida. Estos son hechos que no se pueden ignorar.


Hoy el ciudadano Felipe de Borbón no ha hecho ni una sola mención a ello. Se ha limitado a replicar el discurso del corrupto presidente del Gobierno, el señor Mariano Rajoy, cuya posición es absolutamente insostenible. Ningún problema político de esta naturaleza puede resolverse a golpes contra miles de personas pacíficas. Ningún problema político puede resolverse sólo con jueces o policías. Sólo el diálogo y el entendimiento es el camino.

Sin embargo, el Jefe de Estado no ha pronunciado ni una vez la palabra diálogo. Tampoco ha dicho nada sobre los más de 800 heridos del 1 de octubre. Mucho menos sobre la inmensa movilización pacífica del 3 de octubre, o de todas las precedentes. Ha tomado la peor decisión de todas en estos momentos: ignorar la existencia de un conflicto político haciendo creer que es un simple problema de orden público. Se ha enrocado y, envolviéndose en una Constitución que ya no representa a toda la sociedad, se ha puesto en la primera línea del bloque reaccionario. Irresponsable actitud que, hay que insistir, se ha acompañado de un tono bronco e indeseable para estos momentos.



El discurso de hoy alienta la confrontación y aleja una solución democrática y pacífica que otros y otras seguiremos defendiendo con todas nuestras fuerzas. El ciudadano Felipe de Borbón está preparando el terreno para una intervención durísima contra Catalunya por parte del Gobierno más corrupto de toda la Unión Europea. ¿Cuándo entenderán que eso no va a solucionar absolutamente nada?

La monarquía es una institución anacrónica. Y si no es parte de la solución, es parte del problema. Los que queremos una solución responsable y negociada no estamos representados en las palabras y actitud del actual Jefe de Estado. Y hoy, con más argumentos que nunca, decimos: ¡Viva la República!


FUENTE: publico.es
Economía para pobres
Alberto Garzón
03/10/2017

HERNANDISMO PE... PERO...


 
La huelga general de hoy en Cataluña no es laboral sino política, de corte nazi.

Rafael Hernando

"¿Eso es que la apoya o que no?”


Los huelguistas son nazis; los que cantan el Cara al Sol, demócratas.

¿Tú eres Rafael Hernando? ¿El que ha dicho que la huelga de hoy en Cataluña es de corte nazi? Tengo trabajo para ti.

No Abras Paz

"EL RESUCITADO"

Felipe VI "El Resucitado"

La proverbial falta de cultura democrática de este "pís" lleva a gran parte de la población a posicionarse junto al rey Felipe VI que, empujado por el gobierno de turno, que ve peligrar ambos chiringuitos: el real y el gubernativo, ha decidido "resucitar" de repente y, salir a la palestra para darnos lecciones de democracia:

¡Él!... un individuo al que no eligió nadie, salvo el dedo de Franco que un día se posó sobre su borbónico padre.

¿Recuerdan en aquella época lo que se de CIA?

Ahora sí que el conejo me "riscó" la perra.

Citizen Plof

2/10/17

BAILE DE CIFRAS

Interior eleva de 39 a 431 los policías y guardias civiles heridos en el dispositivo desplegado ayer en Cataluña.



- Uno llevaba una talla L en lugar de la XL
- Me vale. 430
- Y otro se ató muy fuerte los cordones
- ¡Genial! 431

Izquierda Unida


Pues yo pensé que la cifra había variado de 39 a 43, y que a alguien se le había colado el 1 por error.

Si seré primo.

¿ALGUIEN SABE DÓNDE ESTÁ EL REY?


Como no aparezca pronto, no lo voy a votar más.

Citizen Plof 

DETALLES DE UN DESPROPÓSITO


- BBC: "Represión policial".
- The Guardian: "Impactante violencia policial".
- La Stampa: "Secuestro de las urnas".
- Le Monde: "Violencia injustificada".
- CNN: "La vergüenza de Europa".
- Rajoy:"Hemos sido un ejemplo para el mundo".



Están yendo a votar, rápido, moledlos a palos,
eso los hará recapacitar.



Casa Real confirma que Felipe VI se hará el muerto
hasta que pase el jaleo.



 
Lo de los palos es muy español:
a la fregona, al chupachup, a los catalanes.



Yo querría haber visto a la policía entrando con esta contundencia en Génova para llevarse los papeles y discos duros que se destruyeron con total impunidad.



Pero... ¿dónde está el PSOE?



 
Si a base de porras y pelotas de gomas,
no convencemos al pueblo catalán de querer quedarse en España,
a mí ya no se me ocurre nada más.

1/10/17

ESCLAVITUD MODERNA



UN PAÍS HECHO A HOSTIAS

Hacer España a hostias

Duelo a garrotazos o "Las dos Españas" de Francisco de Goya y Lucientes

Si lo que nos queda es defender España a hostias ya hemos perdido. El “a por ellos” que han jaleado algunos centenares de personas a policías, arengándoles contra otros ciudadanos, es un grito impotente de gente a la que el siglo XXI les ha pasado por encima. Lo digo habiendo nacido en Madrid, de padre asturiano y madre manchega, de abuelos catalanes, andaluces y de un pequeño pueblo de la provincia de Albacete. Lo digo pensando en que el fascismo fue una marcha en Italia, unas elecciones en Alemania, un paseo en Francia, mientras que en España les costó tres años y un genocidio. Madrid, que resistió hasta el final, dejó el “no pasarán”, lleno de dignidad. Lo he escuchado hoy mismo en los alrededores del puerto de Barcelona a gente que impedía el paso a los antidisturbios. ¿Cómo nos han podido llevar hasta este callejón sin salida?

Pero no pudo ser.  Pasaron... y así nos va.

Desde Madrid he aprendido, no sin dificultades, que Catalunya es una nación, que el País Vasco es una nación, que Galicia es una nación, y que España, a la que siento como mi patria (con Lorca y Valle Inclán, con Riego y Negrín, con Picasso y María Zambrano, con Josefina de Aragón y Manuela Malasaña, con las 13 Rosas y Salvador Puig Antich, con Azaña y Machado, con Miguel Hernández y Clara Campoamor, con LLuis Llach y Blanco White y Juan Goytisolo), sólo puede serlo, con las fronteras actuales, si los catalanes, los vascos, los gallegos y los demás pueblos de España sienten a España también como parte de su identidad. Solo si deciden, conscientes y asumiendo sus responsabilidades, formar parte de esta nación de naciones que es España.


Nuestra historia no nos ayuda. Nunca hemos debatido una Constitución desde abajo. Cuando hemos tenido que decidir la convivencia colectiva se han reforzado las burbujas culturales que nos encerraban en nuestros pequeños espacios. ¿De donde sacas, lector o lectora, tu idea de España? ¿Con quién la has reflexionado? ¿Te has parado en algún momento a preguntarte de dónde viene esta patria que te acompaña como un soporte simbólico de tu vida aunque no la convoques? ¿Has pensado alguna vez, en Catalunya, en España, en el País Vasco, que te estaban engañando? ¿Has pensado qué significa que el artículo 2 de la Constitución, el que habla de la soberanía indivisible del pueblo español, lo redactaron e impusieron militares cuya legitimidad era haber ganado la guerra española que iniciaron con el golpe de Estado de 1936? ¿Te has preguntado por qué tantos españoles quieren a España pero no se ven reflejados en la bandera, y por qué los que la han hecho suya terminan con frecuencia manifestándose cantando el Cara al Sol o pegando a inmigrantes o a gente que no piensa como ellos?

El rey Alfonso XIII apoyó la dictadura del general Miguel Primo de Rivera

Cuando la democracia estaba construyéndose en Europa aquí tuvimos el golpe de Primo de Rivera y luego el definitivo, el de Franco, que nos amordazó cuarenta años y que nos silenció por un siglo con 200.000 fusilados, 350.000 exiliados, 500.000 encarcelados. A veces parece mentira que hayamos sido capaces de levantar cabeza. Hay algo grande en este país. En 1978 alguien decidió que era mejor que votáramos pero que no opinaramos. Hasta retrasaron a 1979 las elecciones municipales para que la democracia, bajada a la calle, no influyera en el texto constitucional. Nadie nos ha contado que los catalanes tienen instituciones propias desde hace siglos y que tienen un sentimiento de comunidad que antes de llegar al resto de España pasa por Barcelona. En vez de enseñarnos canciones y poemas en catalán han alimentado el odio a su lengua y los intereses económicos del fútbol han sembrado más odio que comprensión. Si España les cierra la puerta simbólica, pueden pensarse sin necesidad de nosotros. Una parte importante, más de la mitad, se sentirán amputados, porque su identidad también es española. Pero si España les dice lo que tienen que sentirse a hostias, decidirán cerrar esa puerta. Al PP no le importa: mientras hablamos de Catalunya no hablamos del 100% de sus tesoreros imputados por corrupción ni del desastre de gestión que han hecho. Si quisieran a España no habrían robado tanto ni hubieran gestionado tan mal ni tendrían tanto dinero fuera.


La burguesía catalana se benefició en Catalunya de los andaluces, de los extremeños, de los castellanos, y en el conjunto de España de todos los españoles. Por eso nunca tuvieron problemas los ricos de un lado y los de otro. Felipe González y José María Aznar siempre se llevaron muy bien con Pujol (incluso, en el caso de Aznar, tuvo su romance con ETA, a la que llamó Movimiento de Liberación Nacional). Y aún hoy se puede escuchar a historiadores conservadores decir que Pujol, en el fondo, mantuvo el ánimo nacional contenido. Aunque tuviera el dinero en Andorra, a pesar del 3% de comisiones ilegales, a pesar de los recortes en sanidad, en educación, en servicios públicos. Hoy están en la calle también catalanes que vienen de Andalucía, de Extremadura y de Castilla. Catalanes que no toleran la falta de respeto de los representantes de España desde que Rajoy se echó a la calle a recoger firmas contra el Estatut. Como siempre, sólo porque pensaba que le daba votos en el conjunto de España. La demanda de ese pueblo que hoy está defendiendo su derecho a votar es legítima, igual que la dirección política de ese proceso no es de fiar.


Fueron los que ayer mandaron a los antidisturbios, los que recortaron y robaron, los que envueltos en casos de corrupción y alejados de la ciudadanía por su seguidismo de los ajustes de Bruselas se han hecho independentistas en un curso rápido de lectura en diagonal. Son los que han mentido prometiendo una independencia que nunca se va a dar y que, a la postre, sabiendo que tienen enfrente a la derecha menos democrática de nuestro entorno, les han brindado la excusa que buscaban y no han dudado en mandar a trabajadores pobres de las fuerzas y cuerpos de seguridad a aporrear y detener a trabajadores no mucho más ricos que están reclamando que España les escuche.


Rajoy ha dinamitado la Constitución al quebrar los artículos 151 y 152, que desarrollan la verdad que encierra el artículo 2: que España es España y sus comunidades y regiones. Es decir –y hoy ya se puede decir porque no hay tanques ni ruidosos sables-, que España es España junto con sus naciones. Dice la Constitución que el encaje territorial era un acuerdo entre los parlamentos –en este caso el catalán y el español- y que lo sancionaba el pueblo –si: el pueblo catalán- en referéndum. Eso dice la Constitución. Pero Rajoy dijo: ¡que el Estatut lo redacten los jueces del Tribunal Constitucional, que para eso los hemos puesto nosotros. Y al que no le guste, palo!


La dirección política del proces catalán no está a la altura de la demanda popular. En Catalunya se demanda un referéndum con garantías. Y las garantías tienen que ver con que el conjunto de España también lo entienda. No se puede solventar algo tan serio como son las fronteras de un país con bravuconadas. Los españoles dentro y fuera de Catalunya tienen derecho a preocuparse cuando alguien decide, sin mediar debate ni explicaciones, cuáles son los nuevos contornos de su país. Y los independentistas debieran tener la mínima sensibilidad para pensar que hay gente que no piensa como ellos y les preocupa qué va a pasar en el país en el que viven. Porque hablamos de las cuencas hidrográficas, de las costas, de las líneas férreas, del déficit público, de las embajadas, de los funcionarios, de los hospitales, de las pensiones, de las carreteras. Claro que hay españolistas que son los mismos que salieron a protestar contra el aborto, el matrimonio homosexual o la España de las autonomías. Pero hay otros muchos, que han aprendido a entender que Catalunya es una nación, que piden diálogo. Y que piensan que igual que el PP no cumple la Constitución tampoco lo hace –y se le nota mucho más- los que pretenden declarar unilateralmente la independencia.

Esos millones de personas reclamando democracia en Catalunya este 1 de octubre podrían haber alentado en el conjunto del Estado un sentimiento de solidaridad que, sin embargo, no está. Algo habrán hecho mal esos millones de catalanes cuando no han sido capaces de convencer a la izquierda española. ¿Lo van a explicar sin más llamándoles “españolazos”? ¿No habrán también cometido errores?


Sin embargo, y con una enorme generosidad, una fuerza política como Podemos sigue diciendo, pese a los insultos a un lado y a otro, y como lo ha hecho desde el principio, que apuesta por un referéndum vinculante, y sigue recorriendo el Estado para explicar por qué solventar de una vez el encaje territorial de Catalunya es lo mejor para una España democrática y fuerte en el contexto internacional. Podemos está haciendo lo más difícil: defender el derecho a decidir estando en contra de la secesión. Eso se llama coraje democrático

Otros están en la enajenación. Desde una ira que no entiende nada, algunos han dicho, hablando de los “Comuns” que “Roma no paga traidores”, junto a gente que no se presentó con un discurso independentista y que ha traicionado a sus votantes haciendo campaña independentista. El futuro de Catalunya y de España no debe estar en manos de mentirosos ni de locos, sino de gente sensata.


Esa España incorregible que retrata el independentismo ya no es mayoritaria. Podemos no tiene la culpa de ser una fuerza con apenas tres años. Sin embargo ha demostrado, con mucha sensatez y sin dejar que las amenazas le hagan dar volantazos, que construir una España plurinacional es posible. Ha roto el bipartidismo, es responsable de que los jueces puedan imputar con menos miedo a los casi mil cargos del PP que pasarán por los juzgados, está dando lecciones de gobierno en los ayuntamientos, baja a la calle en cada pelea laboral en cada ciudad y le recuerda todos los días al nuevo Rey que así no vale para nada. Ha demostrado también que al PP sólo le interesa su negocio y sus problemas. Que Ciudadanos es una mera muleta de Rajoy. Y que el PSOE, aunque Sánchez haya resucitado, no termina de demostrar el coraje que tuvo en la campaña interna. Podemos no va a tolerar las detenciones, vulneraciones del derecho de reunión, de la libertad de expresión, la violencia ni la locura que ha desatado el PP por no querer escuchar a Catalunya. La sedición y la traición a España la ha cometido el partido en el gobierno que no ha escuchado las voces que decían que íbamos hacia el desastre. Puigdemont ha hecho simplemente seguidismo aprovechando el cansancio popular ante tanta cacicada del PP. Que Rajoy, con menos del 30% de los votos, esté causándole este dolor a España y a Catalunya le hace merecedor de la más grande repulsa, cuando no de responsabilidades ante la justicia. Ojalá que no haya que esperar a que sea Europa quien ponga a Rajoy y su séquito de hispanofóbicos en su sitio.

El día 2 algunos seguiremos diciendo que no hay solución con los que han generado este despropósito. Que se tienen que ir. Y después del 1-O con mucha más razón. Yo no quiero una Catalunya de rodillas en España. Quiero una Catalunya erguida y digna que se quiera sentir también parte de España. Eso se construye con respeto. No a hostias. No otra vez a hostias.


FUENTE: publico.es
Comiendo tierra
Juan Carlos Monedero
01/10/2017
Nosotros, los canarios, le debemos al general Miguel Primo de Rivera (padre del líder del fascismo español y fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera) la partición política y administrativa de Canarias que, de ser una única provincia pasó, en el año 1927, a dividirse en dos: la de Santa Cruz de Tenerife, englobando las islas de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, y la de Las Palmas, de la que forman parte Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, La Graciosa y el resto del archipiélago chinijo: Isla de Lobos, Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste. Todo ello aplicando la máxima de:
                               

"Divide y vencerás"